martes, 12 de noviembre de 2013

Historia del Día Mundial en Recuerdo a las Víctimas de Accidentes de Tránsito


El 26 de octubre del 2005, en la trigésima octava sesión plenaria de la Asamblea General de las Naciones Unidas dentro del marco de la temática de la crisis de la seguridad vial en el mundo el Sr. Al-Hinai representante de la Omán presenta el proyecto de resolución A/60/L.8., en el cual en su parte central manifiesta, es lamentable que las muertes y las lesiones causadas por accidentes de tráfico no se traten con la misma seriedad que otros desastres y que, lamentablemente, las víctimas no sean objeto del mismo respeto y compasión que otras víctimas de la violencia. Al final, acaban convirtiéndose en estadísticas y datos.

Pero tras esos números se esconden personas reales: hijos, hijas, hermanos, hermanas, padres y amigos.

Permítaseme dar algunos ejemplos.

Faisal —un joven médico que acababa de concluir sus estudios de postuniversitarios, sufrió lesiones graves como consecuencia de una colisión y, tras pasar siete meses conectado a un respirador, tuvo que volver a aprender a caminar y a comer. Lamentablemente, nunca más volverá a ejercer la medicina.

Nauf tenía 4 años de edad cuando fue atropellada por un auto al cruzar la calle y quedó paralizada desde el cuello. Fue llevada a un hospital e introducida en una cámara de oxígeno para que pudiera respirar. Diez años más tarde, sigue dependiendo del respirador. Nauf habla dos o tres idiomas además de su lengua materna, sobre todo como resultado de su comunicación con el personal médico.

Aron estaba estudiando medicina y acababa de terminar su último año en la facultad. Iba viajando en autobús por una carretera con muchas curvas cuando, debido a la velocidad, el autobús perdió el control y se volcó. Aron y otras 22 personas perecieron ese día.

El Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de los Accidentes de Tráfico fue iniciado hace 11 años por varias organizaciones no gubernamentales, y desde entonces ha sido adoptado por organizaciones en varias partes del mundo. Es un día en el que recordamos a todos los que han muerto o han quedado lesionados en accidentes de carretera y en que expresamos nuestro agradecimiento a los servicios de emergencia, que son siempre los primeros en llegar a la escena del accidente vial, al personal médico cuya tarea es revivir, tratar y rehabilitar a los heridos, y a las familias dolientes por la pérdida de un ser querido o que abnegadamente cuidan con amor a los heridos.

Ese Día Mundial de Recordación es una ocasión para recordar a personas como Faisal, Nauf, Aron, Lyndon, Mansoor y miles de otros, así como de reconocer la forma en que su muerte o sus lesiones han afectado a las personas, las familias y las comunidades. En este proyecto  de resolución se invita a los Estados Miembros a reconocer el tercer domingo de noviembre de cada año como el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de los Accidentes de Tráfico.

Los siguientes países se han sumado a la lista de patrocinadores del proyecto de resolución A/60/L.8:

Afganistán, Albania, Armenia, Australia, Austria, Bangladesh, Brunei Darussalam, Camboya, el Canadá, Chile, China, Croacia, Cuba, Chipre, Djibouti, la República Dominicana, Egipto, Alemania, Grecia, Guatemala, Guyana, Islandia, la India, Indonesia, Irlanda, Israel, Italia, Jordania, el Líbano, Luxemburgo, Malta, Nepal, Nueva Zelandia, Nigeria, Panamá, el Perú, Filipinas, Polonia, Portugal, la República de Moldova, Rumania, la Federación de Rusia, el Senegal, Eslovenia, España, el Sudán, Suiza, Timor-Leste, Túnez, Turquía, Turkmenistán y Zambia.

Gracias a esta iniciativa se declaró el tercer domingo de noviembre como Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tránsito y a la difícil situación de los familiares que se enfrentan a las consecuencias emocionales y prácticas de estos trágicos sucesos.
La OMS y el Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial alientan a los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales de todo el mundo a conmemorar ese día con el fin de atraer la atención pública hacia los accidentes de tráfico, sus consecuencias y costes, y las medidas que pueden adoptarse para prevenirlos, por ello en el Ecuador realizaremos algunas iniciativas en recuerdo a las víctimas  y en llamado de atención a la sociedad sobre la importancia de cumplir con las normas de seguridad vial para que existan menos afectados por el tránsito.
Sin duda alguna la siniestralidad vial enluta a familias enteras y lamentablemente las personas que no han sufrido esta pandemia permanecen inpabidos ante esta situación pensando que talvez nunca la desgracia vial tocara su puerta y la de sus familias, es importante comprender que con la prevencion podemos reducir esa posibilidad, no esperemos a que la inseguridad vial forme parte de nuestra vida para reaccionar y tomar en serio el respeto a la vida.
MIS SINCERAS CONDOLENCIAS A TODAS LAS VÍCTIMAS Y SUS FAMILIARES Y MI PROFUNDO DESEO Y ACCIONAR EN NUESTRO TRABAJO PARA QUE LA SINIESTRALIDAD VIAL NO SIGA ENLUTANDO A MAS HOGARES ECUATORIANOS Y DEL MUNDO ENTERO.
ING. JUAN SANTILLAN
CONSULVIAL-ECUADOR

No hay comentarios:

-