lunes, 3 de noviembre de 2014

BADÉN INTELIGENTE DE VELOCIDAD BIV



Conocidos como reductores de velocidad o badén (en términos coloquiales en Ecuador chapa acostado), estos dispositivos novedosos sólo ofrecen resistencia a aquellos conductores que exceden los límites de velocidad permisibles.

Primeramente observemos las condiciones de inseguridad de muchos reductores sumados a la imprudencia de conductores a exceso de velocidad




Investigaciones de la empresa española Badennova, han logrado diseñar un “reductor de velocidad inteligente” que fuera presentado en el salón Internacional de la Seguridad Vial y el Equipamiento de Carretera, que constituye un obstáculo que funciona, exclusivamente, cuando los conductores exceden los límites de velocidad permisibles.

Elaborado sobre la base de fluidos no newtonianos, que es como se conoce aquellos fluidos que pueden comportarse como sólidos o líquidos en función de la presión que se les aplique; el “reductor de velocidad inteligente” no ofrece resistencia a los vehículos que respetan los límites de velocidad, mientras que por el contrario aumenta su resistencia para aquellos que no lo hagan.




Estos dispositivos no sólo se orientan de forma exclusiva a los infractores, eliminando los saltos para aquellos conductores que respetan las leyes de tránsito; sino que además contribuyen a reducir las probabilidades de accidentes ante la frenada brusca  al aproximarse a un “reductor de velocidad” evitando la colisión de vehículos.

Sus creadores aseguran también que podrá disminuir las lesiones en la espalda producto de los inesperados saltos, así como los daños a la amortiguación y tren delantero de los vehículos al eliminar los impactos ante un “reductor de velocidad inteligente”.



La comunidad madrileña de Boadilla del Monte se ha convertido en el municipio pionero en España en la instalación del Baden Inteligente de Velocidad (BIV) al aplicarlo a sus vias en dias recientes.
El Badén o Reductor de Velocidad Inteligente, cuenta además con otras ventajas:
Diseñados sobre la base de fluidos biodegradables, no tóxicos, ni contaminantes,Elimina la posibilidad de roturas, debido a la alta resistencia que ofrece el plástico que envuelve el fluido,
Dispone de una malla anti vandalismo, que mejora aún más la resistencia del dispositivo.
A estas ventajas hay que añadir que se contamina menos ya que hay una menor emisión de CO2 al mantenerse una velocidad continua, sin frenazos ni aceleraciones. Igualmente, y por la misma razón, se minimiza la contaminación acústica.El diseño y utilidad del BIV han sido reconocidos con los premios de la Fundación para la Seguridad Vial, que le otorgó en 2010 el Premio Nacional de Seguridad Vial y el Premio a la Innovación en seguridad vial de la feria Intertraffic Amsterdam 2010.

  1. Fuente: Seguridad y prevención- Miguel Ángel Gonzalez

No hay comentarios:

-